Así será la vuelta a cafeterías y restaurantes: mesas a dos metros de distancia, sin servilleteros y con cartas digitales

A partir del próximo lunes 11 de Mayo, todos los restaurantes y cafeterías que se encuentren en comunidades en la fase 1 de la desescalada podrán abrir sus terrazas con un 50% de su aforo e ir retomando la actividad de forma escalonada. El protocolo de prevención y seguridad en servicios de restauración que ha presentado la asociación de cocineros Eurotoques y Hostelería de España, la mayor patronal del sector, es la referencia de lo que nos encontraremos en medidas para prevenir el virus y ofrecer seguridad a los consumidores.

Ha sido elaborado por el Basque Culinary Center en colaboración con Eurotoques y diversos especialistas en seguridad alimentaria, aunque el grupo de expertos que asesora al Gobierno en la desescalada también ha hecho aportaciones al manual y no recomienda el uso de mamparas para separar comensales. Tampoco la toma de temperatura a los clientes, pero sí pide a los camareros que usen mascarilla y eviten estrechar la mano a los clientes. Aunque este protocolo se irá actualizando si las autoridades sanitarias realizan cualquier cambio de criterio respecto a la prevnción del virus.

Desinfección antes de abrir y después de cada servicio.

Los bares y restaurantes tendrán que limpiarse y desinfectarse todos los días antes de la apertura y al finalizar cada uno de los servicios. Esto implica cambiar la mantelería completa y limpiar y desinfectar mesa y sillas. El sistema de aire acondicionado habrá de mantenerse entre 23 y 26 grados y revisarse. Además, las salas deberán ventilarse a diario.

Registro de la temperatura del personal.

Con el objetivo de evitar contagios, el protocolo especifica que se debe tener un registro diario de la temperatura de la plantilla. Además, ante cualquier sospecha de que un trabajador pueda estar infectado, deberá permanecer en casa.

Mesas a dos metros de distancia.

Para poder abrir, todos los locales han de garantizar una distancia mínima de dos metros entre mesas y de metro y medio entre comensales, siempre que estos no vengan juntos. Además, los grupos serán máximo de diez personas.

Desaparece la carta.

Los sistemas para pedir la comida tendrán que reducir el contacto físico, con alternativas a los menús tradicionales con cartas digitales o desechables y pizarras.

Nada de contacto físico entre trabajadores y con los clientes.

Se recomienda evitar los abrazos, besos o estrechar las manos con los clientes o con otros empleados. También se recomienda no compartir objetos con clientes u otros empleados.

Mascarillas o pantalla para el personal.

Todo el personal de sala tendrá que llevar mascarilla o pantalla durante el servicio y los cocineros tendrán que utilizarlas, también, para manipular de alimentos que se sirven en crudo, en el momento del emplatado y cuando el desarrollo de la actividad no permita el distanciamiento físico entre personas.

Adiós a los elementos compartidos, como servilleteros.

El manual pide evitar el uso de cualquier elemento compartido por los comensales. Es decir, no habrá servilleteros, palilleros, saleros o aceiteras.

Reducción del uso de papel en las comandas y pago con tarjeta.

Los restaurantes deberán priorizar el pago con tarjetas de crédito, así como reservas digitales que reduzcan al mínimo el uso compartido de ordenadores y teléfonos. El protocolo también pide digitalizar las comandas, para reducir el uso de papel al máximo.

Fuente:  Trendencias.com